Cómo evitar el bumping

El bumping es la principal técnica utilizada por los ladrones para violentar las puertas de las viviendas, y así entrar en su interior. En efecto, no está de más conocer algunos secretos o trucos para evitar que puedan ingresar así a nuestros hogares.

¿Qué es el bumping?

Antes que nada, el bumping es una técnica para abrir puertas, primero utilizada por los cerrajeros, y que pronto tomaron también para sí los ladrones. Se trata de la misma técnica que algunos conocen como técnica de los golpes. La idea es meter una llave en la cerradura, y darle unos pequeños golpes, hasta que el cilindro ceda y la puerta se abra. Es uno de los métodos más sencillos que existen para abrir una puerta, y por eso, una de las técnicas que los ladrones suelen utilizar a la hora de dar un golpe. Un profesional preparado puede abrir una puerta con la técnica del bumping en apenas 30 segundos.

¿Qué hay que saber del bumping?

Lo primero, que se trata de una técnica antigua. Desde hace más de una década adoptada por los ladrones, y ya no sólo por los profesionales del rubro. Es por eso que desde entonces los robos forzando puertas han crecido de forma alarmante. Y lo peor de todo, es que 9 de cada 10 puertas pueden ser abiertas de este modo sin problemas.

Evitar el bumping

Como las llaves que permiten realizar el bumping se consiguen fácilmente, es conveniente que hagamos todo lo posible para evitar que nos roben. En efecto, vamos a analizar qué puedes hacer para que no fuercen tus puertas de este modo.

¿Merece la pena cambiar la cerradura?

Si tienes una cerradura de las antiguas, es mucho más probable que pueda abrirse con esta técnica. Por eso recomendamos cambiarla por una más nueva. Invertir en una cerradura más segura o un cerrojo puede ser una buena alternativa en estos casos.

¿Qué cerradura antibumping comprar?

Si vas a cambiar tu vieja cerradura por una nueva, nosotros te recomendamos especialmente que te fijes en que sea una cerradura ya no sólo antibumping, sino también anti taladro, anti ganzúa y anti palanca. Conviene realizar una inversión total en estos casos, a una inversión mínima que te provoque problemas igualmente al poco tiempo. Un escudo protector para el bombin puede ser otra buena alternativa a considerar en este tipo de situaciones tan particulares. Eso evitará que el ladrón vea la marca de la cerradura, y le dificultará que pueda aprovechar la técnica del bumping.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *